Saltar al contenido
TERROR PARANORMAL

10 historias de terror cortas

10 historias de terror cortas

Internet es como una olla a presión llena de historias y sucesos aterradores. No solo puedes encontrar todo tipo de noticias de misterio que podrían erizar la piel a cualquiera, también puedes encontrar todo tipo de historias de terror si profundizas y accedes a los rincones mas oscuros de la red.


10 historias de terror cortas y terroríficas procedentes de internet

En esta ocasión te traigo una recopilación de 10 historias de terror cortas para aquellos fanáticos del miedo que no tienen tiempo a indagar en internet y buscarlas por separado. Espero que este aporte sea de tu agrado y te haga pasar miedo en esas noches solitarias mientras lees. Estas historias cortas han sido traducidas a partir de otros idiomas para que podamos disfrutarlas completamente en español. ¿Estás listo para pasar una rato de miedo?

10 historias de terror cortas - Nuestra nueva casa vieja

1. La nueva casa

Mi novio y yo acabamos de comprar una casa. Es una vivienda antigua pero queremos empezar una nueva vida juntos, así que mi novio va a encargarse de reformarla habitación por habitación. Por ejemplo, queremos convertir la cocina en el dormitorio principal de la casa, y queremos cambiar el papel pintado que cubre todas las paredes. ¡El propietario anterior de la casa empapeló cada rincón y cada pared, incluido el techo! Eliminarlo va a ser una tarea horriblemente dura, pero al mismo tiempo satisfactoria para mi. Así como me encanta exfoliar mi piel cuando la tengo pelada a causa del sol, también disfruto arrancando estos papeles de la pared, e intento siempre conseguir arrancar la pieza mas larga antes de que se parta.

Me he dado cuenta de que en la esquina de cada habitación hay marcado un nombre y una fecha, pero no entiendo su significado. La curiosidad se estaba apoderando de mi poco a poco, así que esa noche busqué en Google uno de los nombres y descubrí algo que me inquietó y me heló la sangre; El nombre de la persona que había buscado era en realidad una persona desaparecida, y además, la fecha de su desaparición coincidía totalmente con la que había escrita en la esquina de la pared.

Al día siguiente y sin perder tiempo, hice una lista con todos los nombres y fechas que pude encontrar por la casa. Efectivamente, cada nombre y cada fecha hacían referencia a una persona que había desaparecido tiempo atrás… por lo que notificamos todo esto a la policía, que naturalmente envió a casa a un equipo para que pudiera investigar una posible escena del crimen.

Después de varias horas haciendo pruebas y recogiendo muestras, pude escuchar lo que le decía uno de los técnicos a otro policía. “Si, es humano” – “¿Humano?” – Son restos humanos.

“Señora, ¿donde está todo el material que ha estado retirando de las paredes? Ese material de las paredes no es lo que parece…”

10 historias de terror cortas - La estatua con forma de ángel

2. La estatua con forma de ángel

Hace ya algunos años, un padre y una madre decidieron tomarse un descanso y salir a pasar una noche en la ciudad. Pensaron que sería divertido ir a cenar y a ver una obra de teatro, por lo que contrataron los servicios de una niñera de confianza.

Cuando la niñera llego a la casa de la pareja, los pequeños niños ya dormían plácidamente en sus camas, por lo que la muchacha no tuvo que hacer gran cosa. Ella decidió bajar al salón a sentarse y a ver la televisión, no sin antes asegurarse de que todo estuviera bien con los pequeños.

Mas tarde, bien entrada la noche, la niñera se aburrió de aquello, ya que dicho aparato no tenía canales por cable y todos los programas eran aburridísimos. (Los padres no querían poner el cable en la televisión de abajo porque no estaban dispuestos a permitir que los niños vieran demasiada tele basura.). Decidió llamar a la pareja y preguntarles si podía subir a la habitación de matrimonio para seguir viendo la tele, esta vez con cable, y por supuesto el papá de los críos le dijo que si, que no había ningún problema.

Aunque la niñera también tenía otra petición… ella les preguntó si podía cubrir la estatua del ángel que tenían cerca de la entrada de la habitación con alguna manta, ya que por alguna extraña razón, la ponía muy nerviosa. La línea telefónica permaneció en total silencio por unos segundos, y al final fue el padre quien continuó con la conversación diciendo lo siguiente: “Toma a los niños y sal de la casa. Vamos a llamar a la policía… nosotros no poseemos ninguna estatua de un ángel.”

La policía encontró a los dos niños y a su niñera muertos, hundidos en enormes charcos de sangre. No habían pasado ni 5 minutos desde su última llamada… No se encontró ninguna estatua.

10 historias de terror cortas - Cuando Lucas se va

3. Cuando Lucas se va.

Realmente detesto cuando mi hermano Lucas tiene que marcharse.

Mis padres siempre intentan explicarme lo enfermo que está, que soy una persona muy afortunada de tener salud y un cerebro donde todo fluye y funciona de manera correcta. Cuando me quejo de lo aburrida y sola que me siento sin Lucas, intentan hacerme sentir mal diciéndome que seguramente él está mucho mas aburrido y se siente peor que yo. Que seguramente no debe de ser fácil estar confinado en una residencia… y que tengo suerte de no estar en dicha situación.

Siempre les pido que le den una última oportunidad. Evidentemente, le daban muchas oportunidades al principio. Lucas se ha ido y ha vuelto a casa muchas veces, pero cada vez la visita era mas corta que la anterior. Siempre que él viene, suceden cosas que no puedo explicar fácilmente; El gato de los vecinos apareció muerto en nuestra caja de los juguetes, las cuchillas de afeitar de papá fueron encontradas en el tobogán que utilizan los niños pequeños en el parque… y las vitaminas de mamá fueron misteriosamente reemplazadas por pedazos de pastillas para el lavavajillas…

Mis padres ya no se sienten seguros, incluso podría decirse que tienen miedo de Lucas, y es por esa razón que ya no le dan tantas “ultimas oportunidades” como antes. Ellos dicen que Lucas es un niño encantador, capaz de fingir que todo está bien y que es totalmente inofensivo, siendo así capaz de engañar a todos sus médicos para que piensen que es un buen momento para iniciar un proceso de rehabilitación.

Parece que tendré que soportar mi soledad y mi aburrimiento, ya que de este modo estaré a salvo de él.

Detesto cuando Lucas tiene que irse. Me hace tener que fingir que soy una buena niña hasta que él vuelva de nuevo o sabrán que he sido yo.



10 historias de terror cortas - La habitación cerrada

4. La habitación cerrada

Un hombre había ido a un hotel para hospedarse en una de las habitaciones que quedaban libres aquella noche. La recepcionista le entregó su llave y le indicó cual sería el número de su habitación. Además de eso, le comentó que muy cerca de donde él dormiría había un pequeño almacén cuya puerta no tenía número. Al parecer, dicho almacén estaba totalmente restringido al publico y nadie ajeno al hotel podía entrar allí. De hecho, la recepcionista se lo recordó a su cliente varias veces antes de que él se fuera.

El hombre por su parte, decidió seguir las instrucciones del personal del hotel y se fue directamente a su habitación, ya que se encontraba muy cansado aquella noche. Eso si, la insistencia de la recepcionista en no acercarse a aquella puerta sin numero había llamado la atención del susodicho, por lo que decidió acercarse a investigar a la siguiente noche.

Un día después, siendo ya entrada la noche aquel hombre se acercó silenciosamente a la puerta de ese almacén e intentó abrir la puerta, pero evidentemente esta estaba cerrada con llave. Después de pensar durante unos segundos, se inclinó e intentó mirar a través del amplio ojo de la cerradura de aquella puerta. No supo porque, pero el frío atravesó todo su rostro e incluso le enfrió los ojos…

Pestañeo un par de veces y pudo fijarse, por fin en el interior de aquella habitación, que parecía ser idéntica a la suya. Miró en todas direcciones hasta ubicar a a una mujer en una de las esquinas de la estancia. Su piel era increíblemente pálida. Estaba apoyando su cabeza contra la pared y a penas se le podía ver el rostro.

Aquel hombre se apartó rápidamente de la puerta, muy confundido. ¿Quien era aquella mujer? ¿una trabajadora del hotel? ¿La hija de los dueños? Tenía tanta curiosidad que casi llamó a la puerta, pero al final decidió no hacer nada.

Eso si, no pudo evitar volver a acercarse de nuevo a mirar a través de aquel pequeño agujero, pero esta vez la mujer volteó bruscamente hacia la puerta y él pegó un buen salto hacía atrás, intentando que ella no sospechase de que la había estado espiando. El sujeto se apartó de la puerta y regresó a su habitación a toda prisa.

Al día siguiente y sin haberse quedado satisfecho, el hombre volvió a ir a la puerta y miró por el ojo de la cerradura una vez mas. Esta vez, lo único que pudo ver fue un intenso color rojo. No podía distinguir nada además de esa tonalidad. Quizás alguien se había dado cuenta de que él había estado husmeando la noche anterior y habían tapado el agujero con algún tipo de plástico de color rojo… lo que provocó que el hombre se sintiera bastante avergonzado por su comportamiento… seguro que esa mujer de la otra noche  se había sentido incomoda y acosada por su culpa. Solo esperaba que no se hubieran quejado a recepción…

Un momento… ¿Y si preguntaba a la recepcionista? No sabía porque, pero él sentía que todo lo que había ocurrido era extraño. El hombre decidió bajar las escaleras hasta el vestíbulo y le comentó todo lo ocurrido a la recepcionista.

Ella, al escuchar todo lo acontecido las noches anteriores, decidió compartir la información con el inquilino.

– ¿Has mirado a través del ojo de la cerradura?

El hombre asintió, en principio algo avergonzado.

– Bueno, entonces debería contarte la historia de lo que sucedió en esa habitación. Hace ya muchos años un hombre mantuvo cautiva a su mujer durante varios meses allí, y la dejó morir de hambre mientras lo observaba todo a través de la cerradura. Incluso ahora, algunos inquilinos dicen sentirse realmente incómodos en esa habitación, por lo que hemos decidido clausurarla y tapar el ojo de la cerradura para que nadie pueda ver el interior.

10 historias de terror cortas - Mi madre me llama

5. Mi madre me llama

Una pequeña está jugando animada en su habitación cuando escucha que su mamá la está llamando desde la cocina, que se encuentra en la primera planta. Ella corre escaleras abajo para ver que es lo que quiere su madre, pero cuando llega al pasillo, la puerta del armario empotrado que se encuentra allí se abre abruptamente y una mano se extiende y la atrae hacia adentro.

Es su madre.

Le susurra al oído lentamente: “Ni se te ocurra ir a la cocina. Yo también la he escuchado”.

10 historias de terror cortas - El vídeo de youtube que hace que te saques los ojos

6. El vídeo de Youtube que hace que te saques los ojos

Se dice que existe un vídeo de Youtube, del cual no podemos nombrar el titulo, que es muy peligroso para todos aquellos que deseen visualizarlo. Si tienes la capacidad de encontrar información y descifrar cual es su nombre, seguramente no encuentres nada en el buscador de la plataforma, pero quizás des con un pequeño fragmento de 25 segundos en el que aparece un hombre que te mira fijamente, sin ningún tipo de expresión. Cuando falta poco para terminar él sonríe y luego todo se queda en negro.

Evidentemente, esto es solo una parte del vídeo original.

La versión completa dura cerca de tres minutos y Youtube la eliminó después de que 230 personas lo vieran y se sacaran los ojos de cuajo. Se dice que después de eso los enviaron por correo a las oficinas de Youtube, provocando un escándolo monumental entre sus trabajadores. Además, la mayoría de las victimas que se sacaron los ojos terminaron suicidándose poco tiempo después.

Todavía no se sabe cómo pudieron enviar sus ojos después de mutilarse a si mismos de aquel modo tan brutal. La policía no ha podido aportar ningún tipo de información al respecto, o esta simplemente es confidencial.

Youtube decidió publicar 24 segundos del vídeo para evitar problemas y sospechas innecesarias, pero sobretodo lo que querían evitar era que el vídeo original se volviera viral y fuera resubido por cientos de personas a la plataforma.

Se dice que este vídeo sólo ha sido visto por un miembro del equipo de Youtube, que comenzó a gritar después de un minuto de visionado aproximadamente. Este hombre está ahora mismo bajo supervisión constante, y por lo que parece no logra acordarse de lo que vio. Los otros miembros del equipo que estaban presentes en la habitación mientras él revisaba el vídeo dicen que todo lo que pudieron escuchar fue el sonido agudo de una perforación. Ninguno de ellos se atrevió a mirar lo que aparecía en la pantalla de su compañero.

Nunca se encontró al autor el vídeo, ya que la dirección IP no existe. Y el hombre que aparece en el largometraje pudo ser identificado.



10 historias de terror cortas - Una mujer dentro del horno

7. Una mujer dentro del horno

Durante la primavera de 1986, en un tranquilo y agradable pueblo cerca de Minneapolis, el cuerpo carbonizado de una mujer fue hallado dentro de la cocina de una pequeña casa de campo. También se encontró una cámara de vídeo dentro de la cocina, perfectamente colocada sobre un trípode que apuntaba directamente al horno. Cabe decir que dentro de la videocámara no había ninguna cinta.

Al principio se pensó que el escenario había sido parte de un homicidio, pero mas tarde se descubrió una cinta sin marcar en el fondo de un pozo que había cerca de la casa de campo. La cinta en cuestión estaba en mal estado y no se podía escuchar el audio, pero aún así la policía pudo visualizar el contenido.

En el vídeo podía apreciarse perfectamente a una mujer que se grababa a si misma frente a su cámara, la cual era exactamente la misma que la policía había encontrado en el lugar de los hechos. Preparó el tripode y dejó la videocámara enfocando hacia el horno mientras abría la puerta, se arrastraba dentro y la cerraba tras de si. Transcurridos 10 minutos en el vídeo, se podía apreciar perfectamente como el horno temblaba de manera violenta. Después de unos cuantos minutos mas, un denso humo negro empezó a emanar de él.

Durante los siguientes y fatídicos 50 minutos restantes hasta que la cámara se quedó sin batería, el horno continuó encendido y emanando ese asfixiante humo negro.

La policía local intentó por todos los medios respetar la privacidad de toda la comunidad y jamás divulgó ninguna información relacionada con la cinta o su propietaria. Nunca se pudo determinar quien puso dicha cinta en el pozo, y se desconocen los motivos que llevaron a esta mujer a cometer tal terrible acto.

10 historias de terror cortas - Se asomó por mi ventana

8. Se asomó por mi ventana

No se exactamente por qué miré hacia allí arriba, pero al hacerlo, lo vi allí parado. Estaba quieto junto a la ventana. Su frente descansaba contra el cristal, y sus ojos penetrantes y claros estaban parados en mi. Me mostró su horripilante y fría sonrosa color carmín, y simplemente se quedó allí quieto, frente a mi ventana.

Mi esposa estaba durmiendo arriba, y mi hijo estaba en su cuna. No podía moverme… Estaba congelado mientras él me miraba a través de esa ventana.

Oh, señor, por favor… Esa sonrisa no se movía del sitio, pero levantó una de sus manos y la deslizó lentamente por el cristal mientras me seguía mirando fijamente. Su cabello estaba enmarañado y sucio, y su piel era amarillenta.

No pudo hacer absolutamente nada. Me quedé allí, pasmado, con los pies clavados en los arbustos que estaba podando, mirando hacia mi casa.

Se asomó por mi ventana.

10 historias de terror cortas - Un maniquí con cuerpo humano

9. Un maniquí con cuerpo humano

En Junio de 1968 una mujer apareció en un hospital vestida con una bata blanca, cubierta totalmente de sangre.

Esto no suele ser algo muy sorprendente si tenemos en cuenta lo que es un hospital, y que por lo general las personas cuando sufren un accidente acuden directamente allí para ser atendidas. Pero hubo algo en concreto que causó que la gente que estaba allí vomitase. De hecho, muchos testigos huyeron aterrados.

El primer detalle escabroso era que la mujer no parecía ser una “humana convencional”. Mas bien se parecía a un maniquí, un maniquí que se movía como un ser humano común y corriente. Su cara era literalmente perfecta, como la de una muñeca, y no tenía cejas.

Desde el momento en el que ella llegó al hospital hasta que las enfermeras la llevaron a una habitación y la limpiaron para prepararla para una sedación, estuvo tranquila y en ningún momento cambió su expresión, o mas bien su falta de expresión. Se mantuvo dócil e inmóvil todo el tiempo, incluso cuando los médicos dijeron que la sedarían hasta que llegase la policía.

Por muchas preguntas que hicieran, la extraña mujer jamás contestaba a nada. El personal del hospital empezaba a sentirse incomodo en su presencia y muy pocos de ellos lograban mirarla a los ojos por mas de unos pocos segundos.

Pero todo cambió en el mismísimo instante en el que intentaron sedarla. Ella se defendió con una fuerza sobre humana, provocando que dos miembros del personal de seguridad tuvieran que sujetarla con fuerza mientras ella se tambaleaba en la cama, siempre con su misma expresión vacía.

De repente, volteó sus ojos, aquellos que no reflejaban ningún tipo de emoción y miró al médico. Ella sonrió.

Al ver aquella escena, una de las enfermeras que estaba allí ayudando a mantener la situación bajo control pegó un grito y la soltó. Los allí presentes pudieron apreciar lo que se medio escondia dentro de la boca de aquella extraña y monstruosa mujer; Tenía unos dientes afilados que parecían espinas, y de hecho mas de uno pensó que no era para nada seguro dejar que aquel extraño engendro estuviera sin amordazar.

El médico le devolvió la mirada, totalmente perturbado por aquella espeluznante visión, y preguntó mas para si mismo que otra cosa, “¿Qué diantres eres?”

Aquella extraña mujer giró su cuello, observando así a todos los presentes de la habitación, hasta que el cuello empezó a partirse. Todos pudieron escuchar el sonido de los huesos romperse.

Huno una larga pausa, un largo silencio… los segundos parecían eternos y aquella mujer todavía seguía sonriendo, con sus dientes afilados y su mirada vacía. Otros miembros de seguridad se habían movilizado para acudir en la ayuda de los que estaban allí, y podía escucharse sus pasos atolondrados acercarse por los pasillos.

Cuando aquella monstruosa cosa los escuchó acercarse, se abalanzó con fuerza hacia el médico, hundiendo sus horribles dientes en la parte delantera de su garganta… con tal agresividad que arrancó su yugular de forma sencilla.

El médico cayó de bruces al suelo y se llevó las manos al cuello mientras jadeaba y pedía auxilio como bien podía. Se estaba ahogando con su propia sangre.

Ella se incorporó en la cama, aprovechando el shock y el terror que había provocado en los allí presentes, y acercó su cara a la del médico, que yacía casi desvanecido en el frío suelo. Se inclinó con calma, incluso con elegancia, y le susurró algo al oído.

“Yo soy Dios…”

Lo último que alcanzó a visualizar aquel medico fue a la mujer acabando con las vidas de los allí presentes, incluidos los hombres de seguridad. Su última visión sería la de verla deleitarse con ellos uno por uno, sin remordimientos, sin piedad.

La enfermera fue la única que sobrevivió, y nunca jamás volvieron a ver a aquel monstruo.

10 historias de terror cortas - Cuantos dedos tengo

10. ¿Cuantos dedos tengo?

Mi pequeña hija me despertó. Debían ser las 11:50 de la noche aproximadamente. Mi mujer y yo la habíamos recogido del cumpleaños de su amiga Amanda, la llevamos a nuestra casa y la acostamos nada mas llegar. Mi esposa se había ido a la cama a leer un libro mientras yo me había quedado dormido viendo un programa de televisión.

– Papi, papi – susurró, tirando suavemente de la manga de mi camiseta. – Adivina cuántos años voy a tener dentro de un mes.

– No tengo ni la mas remota idea, peque – le contesté mientras me ponía las gafas de vista y me incorporaba lentamente. – ¿Cuantos años?

Ella simplemente sonrió y levantó cuatro dedos.

Ahora son exactamente las 7:40 de la mañana. Mi esposa y yo no nos hemos apartado de ella por casi 8 horas. Mi hija todavía se niega a decirnos de donde los ha sacado.

10 historias de terror cortas para leer de noche

¿Te han gustado estás 10 historias de terror cortas? ¿Cual es la que te ha parecido mas aterradora? Puedes dejar tu opinión al respecto en la caja de comentarios, y si te ha gustado esta colección de mini historias de miedo házmelo saber y buscaré otras para traerlas a TerrorParanormal.

¿Quieres continuar leyendo mas de 10 historias de terror cortas? Te recomendamos la siguiente aportación realizada por uno de nuestros lectores. Muchos de los cuentos e historias de miedo que encontrarás en esta página web son originales y han sido escritas por los usuarios. Si te gusta escribir y quieres compartir tus creaciones con nosotros, puedes enviarnos tu relato de terror corto y lo publicaré con gusto.