Saltar al contenido

Creepypastas en Español – Un paquete marcado como “Devolver al remitente”

Creepypastas en Español - Un paquete marcado como "Devolver al remitente"

 

El nombre original de esta historia es A Package Marked “Return to Sender”, y su autor fue un usuario llamado manen_lyset.

 

Mi vecino es uno de esos molestos youtubers que están tan de moda ahora en internet. Llevo varios años viviendo al lado de él, y le he visto hacer una enorme cantidad de estupideces; Toser canela, acostarse sobre el capó de su coche mientras este está en marcha, mojarse enterito con agua helada… Si os soy sincero, esto puede tornarse muy molesto, es agotador tener que ver sus travesuras día y noche, y todo por intentar convertirse en una persona famosa y viral. Así que, cuando este personaje tocó a mi puerta el otro día me temí lo peor.

Mi vecino me comentó que se iría de viaje un par de semanas, y me preguntó si podría recibir su correo aquí. Honestamente la noticia me pareció un alivio, puesto que no se trataba de ninguna cosa estúpida, y además podría descansar de sus locuras durante unos días.

La primera semana transcurrió con total normalidad. Recibí unas cuantas facturas de parte de mi vecino, algo de publicidad, una carta que parecía ser una felicitación… Luego, una noche, cuando llegué a casa encontré en mi puerta una caja de madera esperándome en el pórtico. En la ficha de entrega que había en ella podía leerse claramente la frase “devolver al remitente” en letras muy grandes y rojas.

No soy precisamente un chico débil, pero debo admitir que me costó lo mío levantar la caja. ¡Pesaba toneladas! Arrastrarla por el camino hasta la puerta de casa fue mucho más difícil, y fui consciente de que si seguía así, la madera de la caja se terminaría rompiendo si seguía arrastrándola por el suelo y por las escaleras que habían en mi portal. Es por esta razón y porque no quería tener problemas con mi vecino, que decidí que dejaría la caja dentro de mi garaje.

Allí había sitio suficiente para guardar cualquier cosa, ya que no suelo guardar mi coche dentro. La puerta de mi garaje es un pedazo de mierda cochambrosa, vieja e incapaz de abrirse por sí sola sin darle una buena patada. Para mí era mucho más cómodo dejar el coche fuera, en la acera de enfrente que en ese estúpido y viejo garaje. Pero bueno, siguiendo con el tema… llevaba la pesada caja como podía, intentando levantarla sin que esta se arrastrase por el suelo, así que me fue realmente difícil abrir la puerta de mi garaje. No quería tener que dejarla en el suelo, ya que me había costado mucho levantarla, así que darle patadas a la puerta del garaje con la caja a cuestas estaba siendo todo un reto para mí.

Fue en el último momento, mientras daba una tercera patada a la puerta, que perdí el equilibrio y la caja se me cayó al suelo. “Maldita sea”, maldije para mis adentros, esperando a que no se hubiera roto nada importante, pero teniendo en cuenta que era un paquete tan grande y pesado, seguro que la había pifiado a lo grande. En fin, lo mejor sería no decirle nada a mi vecino y hacer ver que todo había ocurrido durante el transporte…

Ahora que ya no estaba sujetando esa pesada caja pude abrir mucho más fácilmente la puerta del garaje. Esta vez sí que arrastré la caja hasta dentro del lugar, ubicándola en una de las esquinas más despejadas para cuando mi vecino volviera a recogerla. Y luego, me olvidé de ella completamente, como si nunca hubiera existido… hasta que pasaron unos cuantos días, claro.

No sé muy bien cuando empezó ni cuánto tiempo le tomó a ese hedor para poder penetrar hasta mi casa desde el garaje, pero el progreso fue bastante lento. Era un olor fétido y podrido, como el de un gato muerto o algo parecido, y durante esos primeros días desde que lo olí di por sentado que se trataba de algún tipo de animal salvaje que había muerto por allí cerca. Pero entonces sentí que ese horrible pestazo era más y más fuerte cada día, y lejos de desaparecer, (que sería lo normal) cada vez era más insoportable. Cómo aquello era muy difícil de soportar me decidí a buscar el origen del hedor, y fue entonces cuando abrí de nuevo la puerta de mi garaje. Cuando entré dentro, aquel terrible olor me hizo dar un paso atrás. ¡Era terrible! Tuve que llevarme la mano a la nariz y a la boca para tapármelos, y sentía que si permanecía allí mucho más tiempo terminaría vomitando.

El culpable de todo aquello curiosamente resultó ser muy sencillo de ubicar. Mi garaje estaba cómo siempre, lo único que no era normal era la caja de la esquina… aquella caja propiedad del bromista de mi vecino. Primero pensé que sería una caja de comida, que podría contener carne o pescado en su interior, y al estar tantos días ahí se habría podrido. Pero… ¿cuántos kilos de carne tendría que haber ahí dentro para pesar tantísimo? ¿Había una puñetera vaca ahí metida?

Me acerqué a la caja, manteniendo en todo momento mi nariz y boca cubiertos, pensando en que a estas alturas el olor ya no podría ser peor, pero cuando abrí la tapa de la caja, supe que me había equivocado. Abrir aquella caja fue como meter la cabeza en un horno ardiendo, pero en lugar de una ola de calor, recibí una bofetada de putrefacción, mierda orina y sudor. Olía tan sumamente mal que casi me desmayo, y esta vez sí faltó muy poco para vomitar por todos lados. No me avergüenza admitir que salí por patas de allí para poder respirar algo de aire puro, pero unos minutos después me di cuenta de que aquel pestazo tan pegajoso se había adherido a mis ropas.

Lo intenté todo, pero no hubo manera de apartar ese hedor de mi persona. Me duché tres veces e incluso vacié un tubo de ambientador sobre mi cabeza, pero no hubo manera… cada minuto que esa caja permanecía abierta en mi garaje mi casa apestaría más y más, y no podía permitirlo. Tarde o temprano tendría que afrontar lo que había ahí dentro.

Tuve, muy a mi pesar que volver al garaje. La caja seguía abierta, como invitándome a mirar lo que había en su interior. Me había preparado para la ocasión con una pinza que tapaba mi nariz, con una enorme bolsa industrial de basura y con un potente desinfectante… además, me puse unos guantes de goma para evitar tener que tocar aquello, pero resultó que no iba a necesitar ninguna de esas cosas que había traído.

No tuve que tocar nada, ni tampoco limpiar, lo único que tuve que sufrir fueron las pesadillas. Verás, había carne en la caja, pero no era de cerdo, ni de vaca, ni de ternera… No, era algo mucho peor que eso. Era mi vecino, muerto. Venía de una pieza, pero estaba muerto…

Evidentemente llamé a la policía, y como era de esperar me interrogaron. Estaba claro que yo era una persona sospechosa, ya que ese cadáver estaba en una caja dentro de mi garaje. Por suerte para mí, se dieron cuenta más pronto que tarde de que yo no tenía nada que ver con todo aquello. Mi ADN podría estar en cualquier lugar, y el hedor pudo haber dejado una terrible marca por toda mi casa, pero existía una prueba totalmente irrefutable de que yo era inocente, y era la videocámara que mi vecino usaba para grabar los videos de su canal de YouTube.

Sólo me enseñaron la grabación una única vez. No estoy del todo seguro de si tenían algún tipo de permiso para hacerlo, o de si simplemente querían ver mi reacción ante lo que allí se mostraba, pero en cualquier caso la vi.

Mi vecino aparecía en la grabación, sentado sobre aquella caja. Estaba enfrente de la empresa de envío, riéndose feliz mientras anunciaba a sus seguidores que iba a viajar por el país gracias al correo. Llevaba consigo botellas para hacer sus necesidades, comida, una pequeña almohada y alguna linterna. Su mejor amigo (un chico al que yo había visto en casa de mi vecino muchas veces, y que solía ayudarlo con sus muchas travesuras) cerró la tapa de la caja y solicitó el envío. Después de eso, y durante horas o incluso días (no estoy del todo seguro) mi vecino realizó unos cuantos videos dentro de la caja, videos que mostraban su progreso. “Creo que ahora estoy dentro de un camión, puedo sentir los baches”, “Ahora debo estar en algún tipo de almacén, aquí hace bastante calor”… ese tipo de comentarios. Y al final, en la última grabación, la caja se sacude violentamente. Él se rompió el cuello en el acto, y ese fue el final.

La cámara continuó grabando hasta que la batería se agotó, pero hay algo sobre todo esto que no pude decir a la policía después de ver aquel video… Una cosa que pude escuchar a la perfección en la grabación y que me ha acompañado en mis peores pesadillas desde entonces. Justo después de aquella sacudida que le rompió el cuello, pude escuchar un sonido que conozco perfectamente… el sonido chirriante de la puerta de mi garaje.