Saltar al contenido

Fantasmas en la casa – Fenómenos paranormales reales

Fantasmas en la casa

La historia que te traigo esta noche es un testimonio real de un fenómeno paranormal. El protagonista del mismo es un muchacho, un usuario perteneciente a un foro de habla hispana muy popular que desea mantener su nombre e información personal en el anonimato. Es por este motivo que en la historia cambiaré los nombres y algunos datos, con el objetivo de respetar sus deseos.

Fantasmas en la casa

Este muchacho, al que llamaremos Miguel, pidió a los demás usuarios del foro que le dieran una oportunidad, y que por favor creyeran en sus palabras ya que, aunque estos temas a veces sean difíciles de asimilar para muchas personas, lo que él estaba viviendo en su casa era completamente real. Siempre había sido una persona escéptica, pero ahora se estaba enfrentando directamente con el misterio, y se notaba por su manera de expresarse que estaba algo nervioso y descompuesto.

Miguel empieza a relatar su historia, y nos comenta que vive en una casa con su novia, y que dicha casa es de su propiedad. De hecho, nos da la información de que se trata de una herencia que recibió recientemente. Esa vieja casa había pertenecido de su querida abuela, una amable mujer que murió a los 51 años a causa de un terrible cáncer masivo con metástasis generalizada, y Miguel afirma (notablemente entristecido) que la mujer vivía sola y que había fallecido hace ya mas de 10 años, muriéndose en su propio salón.

Después de todo aquello, esa casa se puso en alquiler en varias ocasiones. Los inquilinos iban y venían , pero no permanecían allí por demasiado tiempo. El precio del alquiler era el adecuado, y la zona era buena para vivir, así que Miguel no entendía porque los inquilinos dejaban el lugar tan rápido.

Y de nuevo ocurrió lo que ya venía siendo habitual; la ultima inquilina de la casa le comunicó al muchacho que se mudaría en breves, pero además, le hizo una extraña pregunta. “¿conocéis a esta señora?”. La inquilina describió a una mujer mayor con todo lujo de detalles, y Miguel cayó en la cuenta casi de forma instantánea: Esa mujer era su abuela. El chico afirmó que la descripción fue tan perfecta, que parecía un retrato robot.

Evidentemente, tanto Miguel como su pareja no se creyeron la historia en un primer momento. Pensaron que aquella inquilina les estaba tomando el pelo, o buscando una excusa por haber roto el contrato y abandonado la vivienda antes de tiempo… de hecho dieron por sentado que en la casa todavía quedarían fotos de su abuela, dejados allí por un descuido cuando Miguel estuvo en la casa reacondicionando la casa para alquilarla. Sin embargo, el muchacho afirmó que, pese a no creer en aquellas cosas, una duda y una gran inquietud creció en él y en su novia.

Tiempo después el joven muchacho nos explica que pudo independizarse, y finalmente decidió ir a vivir a su casa heredada. Quizás podría estar “encantada”, pero él nos explica que en los tiempos que corren, tener una propiedad y no pagar alquileres o hipotecas es un lujo que uno no puede desaprovechar, así que él y su pareja empezaron a vivir juntos por fin.

No pasó demasiado tiempo hasta que empezaron a ocurrir fenómenos extraños e inexplicables.

Podríamos creer que los primeros fenómenos paranormales podrían ser fruto de un sueño, ya que sucedieron en esa fase en la que uno pasa de estar plenamente dormido a estar despierto. Sin embargo, Miguel nos cuenta que puede recordar a la perfección como el colchón de su cama se hundió en mitad de la noche, como si una persona se hubiera sentado a su lado. No se trataba de su novia, ya que esta había tenido que ir de viaje por trabajo esa semana y él estaba totalmente solo en casa. La cama era matrimonial y muy pesada, pero aún así el colchón cedió ante el peso de lo que, a través de la mínima luz que podía escabullirse a través de la ventana, no respondía a ningún objeto o persona física. Como era de esperar, cuando el muchacho encendió la luz agitado por lo que acababa de sentir, el peso se desvaneció al instante.

En otra ocasión, mientras el joven dormía tuvo una terrible pesadilla, de esas en las que uno no puede evitar gemir, gritar y revolverse entre las sábanas. Miguel recuerda a la perfección la sensación de que una mano se posaba en su hombro suavemente mientras despertaba, sintiéndose arropado por las invisibles manos de algo que lo tapaba con la sábana. Incluso pudo escuchar un leve “shhhhh” muy cerca de su persona, pero de nuevo, él estaba solo en casa… y nadie ajeno a él había podido hacer algo así.

Objetos moviéndose solos

Miguel es perfectamente consciente de que todo lo narrado hasta ahora podría ser perfectamente fruto de su imaginación o de broma macabra de su mente mientras dormía, y él mismo nos lo confiesa en su post. “No se si estaba despierto, si estaba dormido o si justamente acababa de despertarme.”

Pero después de aquellos sueños, Miguel empezó a notar que algunos de los objetos de su casa se habían movido de sitio.

Él nos cuenta con todo lujo de detalles que, sobre una estantería que tiene en su salón hay 6 matrioskas desplegadas de menor a mayor, a modo de decoración. También nos explica que dichos objetos fueron un regalo que su padre le trajo de un viaje a Rusia, y que las tiene bien colocadas, mirando todas en la misma dirección. Miguel explica que es muy quisquilloso e incluso se obsesiona de vez en cuando con estos detalles, pues le gusta que sus cosas estén siempre bien ordenadas y en su lugar.

Pero de vez en cuando, (cada vez mas frecuentemente), una de estas matrioskas aparece mirando en otra dirección. Siempre es la tercera mas pequeña de estas figuras, y siempre parece mirar hacia la dirección en la que se encuentra el dormitorio de la pareja. Miguel explica que incluso ha llegado a pensar que es su abuela fallecida quien provoca estas cosas, y que de algún modo le vigila para que no le ocurra nada malo mientras duerme.

Fantasmas y objetos moviéndose solos

Otra de las perturbadoras anécdotas que cuenta Miguel tiene que ver con un adorno de navidad; A la novia del muchacho le encanta esta época del año, y siempre suele adornar la casa con cientos de objetos decorativos (árbol de navidad, luces, guirnaldas, figuras de papá Noel…) pero sobre todas las cosas lo que más adora es el Belén. Ella siempre ponía un Belén y se esmeraba en brindarle todo tipo de detalles. Además, Miguel nos explica que él por su parte le añadía siempre su propio “toque especial”, colocando figuritas de Star Wars, ya que a él le encanta esta saga de películas.

Al fondo de todas estas figuras y objetos del Belén, Miguel y su pareja colocaron una pequeña casa que les había regalado su madre. A ellos no les gustaba demasiado ese adorno ya que era de un “estilo rústico” que no quedaba nada bien con el Belén, y porque tenía lucecitas muy estridentes. De hecho, él llega a decir que esa casita es bastante fea, pero que no podría decirle algo así a su madre, así que al final habían tenido que utilizarla en el Belén. Eso si, ellos dos jamás encenderían aquel trasto tan horrendo, así que el adorno nunca desprendía ningún tipo de luz.

La sorpresa llegó para ambos cuando, hace unas cuantas noches mientras veían la televisión en casa, las lucecitas de la figura empezaron a iluminar la habitación. Algo la había encendido, y no habían sido ellos.

Y esto es todo lo que Miguel ha compartido hasta el momento. Debemos tener en cuenta que estos sucesos están ocurriendo en la actualidad, así que habrá que esperar a que este usuario vuelva a actualizar su post con más información y más fenómenos paranormales.  Miguel cree que, en efecto es el espíritu de su abuela la que está vagando por su casa, pero también explica de ser así, el no tendrá ningún miedo ya que su abuela siempre fue una mujer maravillosa.

¿Es verdad que hay Fantasmas en la casa?

Todavía es pronto para que podamos saber si lo que nos cuenta este usuario es real o es puramente una confusión o incluso una invención por su parte, ya que en principio estos hechos están ocurriendo en la actualidad, y él intentará en la medida de lo posible actualizar con toda la información y todos los sucesos paranormales que vayan ocurriendo. ¿De verdad hay fantasmas en la casa? ¿podría tratarse de la abuela fallecida de este muchacho? Es posible, aunque también debemos tener bien presente que el poder de la sugestión puede jugarnos muy malas pasadas, sobretodo cuando nos obsesionamos con los más mínimos detalles.

¿Y tu, que es lo que opinas? ¿Crees que Miguel está siendo testigo de fenómenos paranormales en su casa? Él ha pedido ayuda a sus lectores y está dispuesto a hacer cualquier cosa para intentar comunicarse con lo que sea que haya en su casa. ¿Crees que es buena idea? Deja tu opinión en la caja de comentarios, y recuerda si quieres compartir tu historia conmigo tan sólo tienes que enviármela a través del siguiente formulario de contacto.